viernes

ROCAS QUE HACEN LEYENDA

En estos tiempos del coronavirus bien vale la pena alejarse de las rutinas que forman parte de nuestra vida cotidiana y apreciar la realidad desde un punto de vista diferente. En plena Costa da Morte gallega se encuentran los Penedos de Pasarela y Traba, insólitas formaciones graníticas de unos 280 millones de años de antigüedad muchas de las cuales semejan interesantes figuras humanas y animales. Un paisaje hoy cubierto en parte por la maleza al que, quince años después de haberlo descubierto, siempre termino por volver.


 
 

Estas rocas son más obra de arte que azar de la naturaleza. Son arte por lo que nos sugieren al verlas, y porque constituyen el vital resultado de las fuerzas que rigen el universo. Las musas de la imaginación viven en estas piedras talladas por el tiempo y los elementos; y retocadas por las manos de los primeros seres humanos, que vieron en ellas a lo único perecedero en un mundo harto frágil y pasajero. 







La Torre da Moa -a poco más de 270 metros de altura sobre el nivel del mar- está coronada por un penedo de extraordinarias dimensiones en cuya base encontramos una hendidura (A Cova dos Mouros) en la que es posible hallar restos de cerámica y conchas marinas. 
 
 

La polémica acerca de la ubicación en la Torre da Moa de un sitio de culto a los dioses paganos aún no está zanjada, ni el lugar convenientemente estudiado, pero nadie niega la existencia en la zona de dólmenes y castros en los que habitaron gentes que intuían dioses en la naturaleza, y a ellos hacían sacrificios. Especulaciones arqueológicas aparte, lo cierto es que desde lo alto de la Torre se goza de una inmejorable vista del mítico valle y la playa de Traba
  

Y lo anterior, unido a las sugerentes formas que  ofrecen los bloques de granito de la cercana cumbre de Perna Forcada convierte la visita al lugar en una experiencia inolvidable. 
 





En ocasiones conviene hacer un alto en la ruta que nos incitan a seguir para confirmar si el que hacemos es en realidad nuestro propio camino. Quien, un día, crea que debe reflexionar sobre su existencia debería pulir su voluntad ascendiendo a estos montes no domesticados, observar desde la cumbre la pequeñez de lo que creía inmenso, confraternizar con las arcanas estatuas de piedra que viven allí y percibir el lento paso del tiempo mientras el sol, imparable, avanza por el firmamento. 


 No hace falta mucho equipaje para esta expedición, más bien conviene aligerar la mochila y sentirse por unas horas como el primer y único ser de la creación. Quien quiera penetrar el alma de estos parajes no necesita más guía que su corazón, desnudo y libre.
 

miércoles

PASEANDO POR LA CIUDAD, CON DIEGO

Diego ha decidido hacer vídeos de varios paisajes de Vigo que le parecen interesantes. Él se ha encargado de elegir los lugares,  grabar, hacer fotos, elaborar el guión, ponerle música  y "subir" el resultado a Youtube. Es el trabajo de un niño de once años al que, como al abuelo en su momento, le gusta coleccionar imágenes.

Y aquí van los tres cortos videos sobre el Monte del Castro que acaba de colocar en su canal de Youtube https://www.youtube.com/channelUCKAUjxScrtv7C1cpV7kUW1g 

Enjoy it, amigos! 


 https://www.youtube.com/watch?v=85Mg5mDwS80&t=69s




https://www.youtube.com/watch?v=JC5uF5cO96U




https://www.youtube.com/watch?v=hp5MAE28RHU&t=25s



martes

CARMINA BENGURÍA: SOLO EL AMOR CONSTRUYE

En enero del año 2011, una llamada telefónica me sacó del sofá: un viejo amigo me invitaba a pasar una temporada en su casa de Miami. “Acabo de conocer a una pareja de ancianos que son parte de la historia viva de Cuba. Deberías conocerlos…”, dijo en aquella conversación.
Partí para Miami, lejos del húmedo invierno gallego, pensando en compartir un tiempo especial con mi amigo y su familia y, de paso, conocer a esos ancianos que tanto le habían impresionado.
Roberto Estopiñán y Carmina Benguría vivían solos en un sencillo apartamento de Kendall. Ambos pasaban de los noventa años y, a pesar de los achaques físicos propios de la edad, conservaban intactas sus capacidades intelectuales.
En Roberto, escultor y dibujante considerado un exponente destacado de las artes plásticas cubanas, me sorprendieron sus ojos, penetrantes y lúcidos; Roberto era una mirada sabia e irónica, insolente y benévola, pícara a la vida. Y, a pesar del medio siglo que llevaba viviendo en los Estados Unidos, no había perdido ni un ápice de su habanera cubanía.
En la esposa de Roberto, Carmina, encontré a una preciada gloria de la época en que los teatros rebosaban de personas dispuestas a vibrar con la fuerza de la buena poesía. Pero, a poco de hurgar en ella, descubrí en Carmina algo más que la joven que a mediados del siglo XX enamoró a toda Hispanoamérica interpretando, dando nueva vida, a los grandes poetas de nuestra lengua; descubrí que había algo más dentro de esa mujer condecorada por los gobiernos de Cuba, España, Perú y Ecuador con sus máximas distinciones culturales; había en ella algo más que la persona cinco décadas expatriada, fiel a sus convicciones martianas y humanistas. Simplemente, descubrí en Carmina a un ser entrañable.

Regresé a España con la sensación de haber conocido a dos figuras extraordinarias. Y cada cierto tiempo les llamaba por teléfono, interesándome por su salud, contándoles mis avatares, aprendiendo de ellos.
En enero de 2015 me sorprendió la noticia de la muerte de Roberto y la gravedad de Carmina, ingresada en la sala de terapia intensiva de un hospital de Miami. Cuando logré localizarla por teléfono, Carmina en el hospital y yo en España, iniciamos una serie de conversaciones diarias en las que ella me contaba su estado y yo intentaba darle ánimos.
Luego, al ser internada Carmina en el Miami Jewish Home, durante casi dos años continuaron nuestras conversaciones telefónicas, que a menudo duraban varias horas. Así, un día comprendí que desde la soledad de su habitación Carmina estaba desnudando su vida, confiándome a corazón abierto todo lo aprendido en su largo e intenso recorrido por este mundo. Y en noviembre de 2016 viajé de nuevo a Miami, esta vez para estar un mes con ella, compartiendo un tiempo precioso.

Buena parte de nuestras conversaciones íntimas -con el consentimiento expreso de Carmina, que revisó el texto antes de ser publicado- están reflejadas en el libro Solo el amor construye que acaba de sacar a la luz la editorial granadina Distrito 93. 



Esta obra puede adquirirse en España directamente en las librerías de El Corte Inglés, La Casa del libro y Agapea, entre otras. También se puede solicitar por internet el envío a través de la Editorial Distrito 93 (www.distrito93.com).

Los que viven fuera de España, pueden encontrar el libro en las páginas de Ebay (www.ebay.es) y Amazon (www.amazon.es) poniendo en el buscador las palabras "Solo el amor construye".
En la web del Centro de exportación de libros españoles (CELESA) (www.celesa.com) se deben poner en el buscador las palabras "Carmina Benguria Solo el amor construye".




Nadie quedará indiferente ante la lectura de las confidencias de Carmina, de eso estoy convencido.

EL MEJOR YOUTUBER DEL MUNDO


Tiene diez años de edad y ha abierto, él solo, dos canales en Youtube:



Canales donde va colocando los vídeos que elabora luego de cumplir con los deberes del buen estudiante y mejor hijo que es. Les animo a que sigan de cerca a este muchacho que promete llegar muy lejos en la vida: mi nieto es el mejor Youtuber del mundo. 




jueves

LOS PERROS DE SANTA CLARA




Un perro agoniza a pocos metros de la Glorieta del Parque Vidal. Se trata de un cachorro de pelo blanco, puro hueso y pellejo desgarrado por la sarna. Acostado en el cemento, embarrado en su vómito, a ratos el animal levanta la cabeza para implorar compasión a los humanos que, indiferentes, pasan por su lado


Con los años Santa Clara se ha convertido en ciudad de perros sin dueño; esos que en creciente número, solos o en pequeñas manadas, deambulan por sus calles 




Los callejeros de Santa Clara son perros casi vegetarianos, pues de la carne solo conocen los huesos y, con muchísima suerte, alguna víscera maloliente.Son perros sancocheros, depredadores de la basura, supervivientes natos, guerrilleros de la oportunidad; los Lazarillos de Tormes del reino animal.




Algunos consideran que estos animales afean a una ciudad cada día más turística y piensan que con periódicas matanzas indiscriminadas, siempre cerca de las fechas en que se esperan más visitantes, el asunto se mantendrá controlado. Como siempre, los incapaces afrontan los problemas que deben administrar ocultando las consecuencias sin afrontar las causas, y así nos va.


En el piso del Parque, el  cachorro agoniza mientras los transeúntes pasan por su lado como si el espectáculo fuera lo más natural del mundo. Cuando asumimos como normal aquello que debería horrorizarnos, estamos envileciendo a nuestro propio corazón.


domingo

SOLO EL PRESENTE ES REAL

REFLEXIONES DE UN SÁBADO CON VINO EN EL JARDÍN


La vida es como un río que fluye sin jamás volver atrás. Los ríos nacen por lo general en las montañas y luego de un corto o largo recorrido, llevando mucha o poca agua, prístinos o cargados de barro, desembocan en el mar del olvido. 

Solo el presente es real. El ayer es un recuerdo recreado en nuestra mente y el mañana una esperanza edulcorada por la imaginación. Solo existe el presente, donde vivimos con los recuerdos acumulados, y con los sueños y temores a un futuro que mañana será también presente efímero. 

La vida es un río donde lo que ahora ocurre, incluyendo a mi jardín con vino, nunca más volverá.


lunes

LAS CÁRCELES ELEGIDAS


 

Nació en 1919, falleció en 2013 y yo la conocí hace muy pocos días. Su libro Las cárceles  elegidas,  en realidad recopilación de varias conferencias, constituye una medular reflexión acerca de la nefasta presión que la colectividad ejerce sobre el pensamiento independiente de cada uno de nosotros, convirtiéndonos en esperpénticas marionetas.

Doris Lessing, escritora inglesa nacida en Irán, recibió el Nóbel de Literatura en 2007. Vale la pena conocer la obra de esta mujer.

miércoles

LO INTANGIBLE EN LO MATERIAL



Todo en el mundo físico lo concebimos a través de cifras: los barriles de petróleo extraídos, las afectaciones producidas por un cataclismo, el crecimiento del producto interior bruto, las visitas a una página web, la potencia de un coche determinado, las distancias entre sitios diferentes… 

Se puede -por ejemplo- calcular los muertos en una guerra, pero ¿es posible cuantificar el sufrimiento generado en esa guerra? Resulta fácil sumar las parejas que se casan, pero ¿es factible medir el amor que les une? Los sentimientos son inmateriales: no se pueden “tocar” con las manos ni medir con aparato alguno.

Los sentimientos y emociones son capaces de llevarnos a los peores impulsos, y también a los más sublimes. Y, cualesquiera que sean, esos impulsos generan hechos que influyen decisivamente en el mundo físico, el cuantificable. La alegría, el dolor, el amor, la angustia, la ira, la ilusión, el odio, la vanidad, la soberbia, la misericordia, el miedo... son las fuerzas intangibles que en última instancia, por sí solas o combinadas con otras, determinan el mundo material de los humanos. Esta es una realidad a tener siempre presente.

viernes

NAVIDAD

La Navidad, no deberíamos olvidarlo, es la fecha en que se conmemora el nacimientos de Jesús de Nazaret, el hombre cuya prédica -religiones aparte- cambió el curso de la historia humana.
Aún hoy el verdadero mensaje del Cristo, el del amor incondicional, resulta subversivo para los que detentan el Poder, cualesquiera sean su ideología e intereses.
Me niego a convertir la Navidad en una fiesta comercial (para eso están bien los carnavales); o en la obligación de, por una vez en el año, reunirse bajo el paraguas de la hipocresía los que mañana volverán a odiarse.
Una  canción de Lennon, un hermoso villancico que él adaptó, nos recuerda donde debería estar el verdadero espíritu de nuestra Navidad. Aquí os lo dejo subtitulado en español:  

Felíz Navidad y un próspero Año Nuevo (La guerra ha acabado, si tú lo quieres)





martes

NOVEMBER RAIN


Y cuando tus miedos amainan 
y quedan todavía las sombras, 
sé que aún puedes amarme.

Cuando no hay nadie más a quien culpar,
y no te preocupas de la oscuridad,
aún podemos encontrar un camino.
Porque nada dura para siempre,
ni siquiera la fría lluvia de noviembre.


Llueve. Llueve sin misericordia en los últimos días de noviembre; y mientras las gotas golpean el cristal de mi ventana, yo escribo, y recuerdo, y pienso.

Hoy, viendo llover con saña, no puedo menos que recordar November Rain, la canción de Guns N´ Roses cuya letra siempre me ha intrigado.

En julio de 2015 tuve la oportunidad de conversar con Slash en la cafetería del Palacio de los Deportes de Madrid. Luego de tantos años, él estaba un poco más gordo de como yo lo recordaba y a falta de su famosa chistera esa noche llevaba una gorra en la cabeza, pero en todo lo demás era el de siempre. Con Slash, persona y personaje son una misma cosa.

En nuestra breve conversación no pude evitar preguntarle sobre la letra de November Rain. Fue una estupidez mía, porque en ese momento él llevaba bastante tiempo separado de la banda (que pocos meses después volvió a reunirse) y evadía los comentarios sobre Guns N´ Roses. Además, eso sí me lo dijo, su participación en esa canción consistía en el mítico solo de guitarra que, afirmó, originalmente había sido fruto de la improvisación.


¿Es November Rain una historia de amor con un triste final? ¿Es un canto de esperanza al amor eterno? ¿Es un juego de palabras sin demasiado sentido? ¿O nos alerta que nada es para siempre, que en esta vida solo existe el momento del ahora y nunca jamás?


En Youtube encontré hace poco esta versión subtitulada en castellano de November Rain, con Guns N´ Roses compartiendo escenario nada más y nada menos que con Elton John. Se la dedico a ustedes, queridos amig@s…. Y también va por ti, maldita hija de puta lluvia de noviembre: