jueves

DISECCIÓN DEL COMEMIERDA

  Todos alguna que otra vez hemos sido unos comemierdas, cualidad inherente a la naturaleza humana de la que nadie puede escapar. El problema está cuando actuar como un comemierda se convierte en una actitud permanente ante la vida. Situación que no afecta solo al comemierda en sí, sino a quienes le padecen y no lo merecen.

Luego de largos años estudiando concienzudamente el tema, he llegado a la conclusión de que en este mundo hay tres tipos básicos de comemierda: el iluso, el estúpido y el fanático.

El comemierda iluso vive inmerso en un mundo irreal, creado por su imaginación, lo que le lleva a sufrir continuos y dolorosos desengaños. Este tipo de comemierda merece conmiseración.

El comemierda estúpido carece de la inteligencia necesaria para saber lo que debería saber. Necesita apoyo externo para sobrevivir con éxito, y se le debe tender una mano solidaria cada vez que lo precise.

El comemierda fanático es muy peligroso. Defiende apasionadamente creencias u opiniones que ha asumido con los ojos cerrados, atacando a menudo con violencia a todo el que no acate sus ideas. Con demasiada frecuencia son utilizados como punta de lanza en contiendas políticas o religiosas, y es muy grande el daño que pueden causar a los demás. Este tipo de comemierda en verdad da miedo.

 

  Dejar de ser un comemierda integral es difícil, aunque no imposible. En este sentido hay tres actitudes bien diferenciadas:

La del que se da cuenta que ha estado comiendo mierda y lucha por salir del estercolero.

La del que es incapaz de comprender que está comiendo mierda y persevera en ello hasta el final.

La del que sabe que está comiendo mierda y lo disfruta a conciencia.

Bien sé, estimado lector o lectora, que al valorar estos profundos razonamientos que hoy pongo a tu disposición puedes pensar que yo también soy un comemierda. Y quizás tengas razón, pero en vez de criticarme a mí ¿Por qué no aprovechas mejor el tiempo y te analizas a ti?

 


 

miércoles

CUBA, AÑO 22 DEL SIGLO 21

  Ningún sistema político-económico es perfecto porque, evidentemente, ninguna obra humana lo es. Así, en cualquier sistema de gobierno es fácil encontrar virtudes y defectos que señalar, lo estúpido y manipulador está en amplificar solo lo negativo del contrario exaltando hasta el infinito lo positivo del sistema que uno defiende. Este es el más pueril de los autoengaños, que, así lo ha demostrado la historia, tarde o temprano termina por llevar al fracaso a su obcecado sostenedor.

  Hay dos formas básicas de gobierno en el mundo de hoy: la dictadura y la democracia. Y para saber de qué hablamos, conviene definir estos términos. Según el diccionario de la RAE, dictadura es: “Régimen político que, por la fuerza o violencia, concentra todo el poder en una persona o en un grupo u organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales”; y democracia es: “Sistema político en el cual la soberanía reside en el pueblo, que la ejerce directamente o por medio de representantes”.

  La dictadura y la democracia, aunque tienen una esencia propia bien definida, se manifiestan en cada país con variadas formas e intensidades. En el mundo hay dictaduras de derecha, de izquierda y teocráticas, que aspiran a permanecer inalterables por los siglos de los siglos; y hay democracias de izquierda y de derecha, que en cualquier genuina votación popular pueden cambiar radicalmente su signo político.

  Sesenta y tres años después de la Revolución de 1959, en un mundo muy diferente, Cuba semeja una isla detenida en el tiempo, que gira constantemente sobre sí misma mientras cada día se desgasta un poco más. Una isla dividida de la que muchos huyen dejándolo todo atrás. Una isla que sufre demasiado a cambio de nada, o de más de lo mismo.

  Nadie tiene derecho a imponerle su punto de vista a los demás, nadie tiene derecho a reprimir al que piensa diferente. En mi opinión, el primer paso para la solución a los graves y crecientes problemas actuales de Cuba está en acabar de una vez por todas con el ciego enfrentamiento entre hermanos. Esta es la clave de lo que hoy deberíamos estar debatiendo pacíficamente los cubanos, en vez de perder el tiempo y la vida con estridentes diálogos de sordos e inútiles fogonazos de barricada ideológica. Porque mientras el show mediático discurre, Cuba se muere.

   Es el conjunto del pueblo cubano quien debería estar en condiciones de elegir libremente la forma de gobierno que quiera darse, cualquiera que ésta sea. Verdad de Perogrullo que muchos necios, y unos cuantos sinverguenzas también, se niegan a aceptar. 

 

 

  

viernes

LA PALABRA Y SU HIJA BASTARDA, LA MENTIRA

  La palabra, hablada y escrita, es un arma muy importante, peligrosa incluso para quienes nos valemos de ella. Una sola palabra lanzada al viento puede cambiar vidas, para bien o para mal. Por eso el lenguaje personal hay que medirlo muy bien, pues con tus palabras puedes destruir un ser o construirlo, abrir caminos o cerrarlos, hacer crecer sentimientos puros o malsanos, torcer voluntades o encausarlas. Por ejemplo, lo que se les dice a los niños, lo que ellos escuchan en boca de los mayores, lo están grabando en su mente constantemente. Y los niños de hoy son los hombres y mujeres del mañana que está a la vuelta de la esquina.

Llevaba mucha razón el apóstol Pablo cuando definió a la lengua como una espada de dos filos.  El poderoso efecto de las palabras no depende solo de quien las dice, sino también de quien las interpreta y divulga. Porque los humanos, por lo general, entendemos lo que queremos entender -lo que consideramos que en ese momento nos conviene- y no precisamente lo que nos han querido decir.  

Por todo lo anterior, incluso en la más sencilla conversación debe existir un grado de atención y comprensión mutua entre los que hablan. ¿Cuántas relaciones se han roto por una frase mal dicha o interpretada? ¿Cuánto sufrimiento interno puede calmar una palabra tan sencilla, si es sincera, como perdóname? Las palabras, meros sonidos lanzados al viento, a menudo generan poderosos sentimientos en quienes las escuchan. Sentimientos que terminan materializados en hechos, realidades positivas y negativas.

  La palabra es madre de dos criaturas: la verdad y la mentira. La verdad es relativa, puede haber tantas posibles verdades sobre un hecho determinado como posiciones desde las que se mira ese hecho; la mentira, en cambio, es absoluta: quien miente sabe perfectamente que lo que dice no es cierto. 

A nivel global, aunque por vergüenza lo neguemos, la mentira es la piedra angular sobre la que se ha construido buena parte de la civilización humana: ha fabricado falsos héroes, religiones totalitarias, guerras terribles, ideologías perversas, genocidios imposibles de creer; construido y deconstruido la historia, educando a generaciones, y a naciones enteras, en el error -léase también horror- intencionado...

Si repites sin cesar, alto y claro, una mentira la gente terminará creyéndola y podrás llevar a tus creyentes a donde te dé la gana. Eso lo saben muy bien los predicadores, los políticos, los vendedores de cualquier cosa, los periodistas asalariados, los poetas comprometidos y los ideólogos que controlan a esos fanáticos estúpidos que no tienen ni la más mínima idea sobre el significado de las palabras con que ensucian nuestras paredes.

 

  



domingo

FALACIA DE LA INFORMACIÓN

En este mundo contemporáneo, donde la comunicación satura todas las esferas de la intimidad, más que nunca antes somos esclavos de las informaciones que recibimos. 

 Un suceso cualquiera solo existe para mí si conozco de su existencia. Otra cosa es cómo me llega la noticia del suceso en cuestión: de forma veraz, distorsionada a conciencia, contaminada con el punto de vista particular de quien la divulga, deformada al pasar de boca en boca...   Todos los días recibimos cientos de noticias diferentes, nacidas bajo cualquiera de estos supuestos. Todos los días somos manipulados por los mensajeros del equívoco.
 
 En nuestra mente las cosas no son lo que son, sino lo que imaginamos a partir de la información que poseemos de ellas. Una noticia, verdadera o falsa, afecta a nuestro estado de ánimo y puede condicionar seriamente nuestros actos, impulsándonos a actuar en uno u otro sentido. Eso convierte a la información en una arma que debe ser utilizada con mucho cuidado; un arma que a menudo se nos dispara entre las manos. 
 
 Para colmo, el poderoso efecto de las noticias que a todas horas y  desde todas partes nos llegan no depende solo de quien en principio las divulga, sino también de quien las interpreta y da alas. Porque los humanos, por lo general, entendemos lo que queremos entender -lo que consideramos que en ese momento nos conviene- y no precisamente lo que se nos ha querido decir.
 

 ¿Por qué escribo todo esto hoy? Debe ser porque estoy hasta las mismísimas trancas de tanto telediario repetido, redes sociales repletas de "amigos" y "seguidores" nunca vistos, periódicos necesitados de lectores, blogs como el mío, mensajes de origen desconocido reenviados cien mil veces por wasapp, y también de las fake news envenenadas de la puñetera vecina sorda de la esquina.

  


lunes

SOMOS

  ¿Qué misterio esconde el interior de cada ser humano? Somos ínfimas y efímeras partículas de vida, inmersas en un Universo a nuestros ojos infinito; pero a la vez, cada uno de nosotros es un colosal Universo interior. Porque, además de cuerpos físicos, somos los sentimientos y emociones que mueven esos cuerpos. Y al igual que ciertas fuerzas inmutables rigen el funcionamiento del universo exterior, hay fuerzas que gobiernan nuestro universo interior.

 

   En realidad, conocemos mucho más de lo que ocurre fuera que de lo que ocurre dentro de nosotros mismos. ¿Sabemos exactamente quién es y de qué es capaz en cada momento aquel con quien convivimos codo a codo? Pero es que, ¿acaso controlamos la magnitud y el sentido de nuestras propias emociones? ¿Podemos anticiparnos a nuestros pensamientos y reacciones? ¿Somos capaces de refrenar todos nuestros impulsos? Somos marionetas en manos de nosotros mismos. Somos esclavos de los sentimientos encontrados que luchan en nuestro interior. Somos veletas zarandeadas por el viento incontrolable del espíritu; o de la bioquímica, si por casualidad todavía es usted un ate@ convencido.

 


 

miércoles

FELIZ NAVIDAD!

Los Evangelios describen a Jesús de Nazaret como alguien que nació en un pueblo casi desconocido, trabajó como carpintero hasta los treinta años y luego, durante unos tres años más, se convirtió en predicador itinerante. Un predicador que nunca viajó a más de cuatrocientos kilómetros de distancia del sitio donde nació. 

No fue Jesucristo una persona instruida o de abolengo, no jugó un papel importante en el mundo de la época, y ni siquiera dejó sus enseñanzas por escrito. Vivía con extrema austeridad, relacionándose con leprosos, pordioseros, recaudadores de impuestos, prostitutas, extranjeros... la escoria de la puritana sociedad judía de la época, a la que criticaba sin ambages.
 
Según los evangelistas, proclamaba a quien quisiera escucharle: "Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os odian y orad por los que os ultrajan y persiguen...". Al final de su corta vida sus amigos le abandonaron, fue entregado a sus enemigos; y luego de sufrir múltiples vejaciones, crucificado entre dos ladrones. Depositaron su cuerpo destrozado en un sepulcro prestado, porque nada material tenía en este mundo.
 
 
 
 
 
La Navidad, no deberíamos olvidarlo, es la fecha en que se conmemora el nacimientos de Jesús de Nazaret, el hombre cuya prédica cambió el curso de la historia humana. Y aún hoy el verdadero mensaje del Cristo, el del amor incondicional, resulta altamente subversivo para los que detentan el Poder, cualesquiera sean su ideología e intereses.
 
Me niego a convertir la Navidad en una fiesta del consumo; o en la obligación de, por una vez en el año, reunirse bajo el paraguas de la hipocresía los que mañana volverán a detestarse.
 
Una  canción de Lennon, un hermoso villancico que él adaptó, nos recuerda dónde debería estar el verdadero espíritu de la Navidad. Aquí os dejo War Is Over (If You Want It) subtitulado en español (para leer bien los subtítulos hay que "cerrar" los anuncios que a veces aparecen en el pie del video):  

https://www.youtube.com/watch?v=ZZeaEVuMxkw

  

https://youtu.be/ZZeaEVuMxkw

  Felíz Navidad y Próspero Año nuevo, amig@s!! (La guerra ha acabado, si tú lo quieres)